El yoga se presenta para los niños como un juego donde pueden desarrollar creatividad e imaginación, tomar conciencia de sus cuerpos, conectarse con su respiración y relajarse de todas las exigencias que les impone el mundo moderno.

La práctica del Yoga para niños se realiza de forma creativa, alegre y dinámica. Ayudando a  crear un equilibrio entre el desarrollo físico y la estabilidad emocional.

A través de juegos y ejercicios combinados con posturas de yoga, los niños desarrollan y mejoran la  psicomotricidad, flexibilidad y fuerza muscular. Las técnicas de respiración y relajación, adecuadas a su edad, son parte importante de la práctica, ya que éstas ayudan al niño a lidiar de una manera saludable y positiva con el estrés y los retos propios del crecimiento.